¿Por qué siempre tenemos que opinar?

By Psicomata - 12 junio

- Estoy muy contenta. Este finde voy a ver a una de mis bandas favoritas.
- ¿Sí? ¿A quién?
- A los Ting Tings.
- No los conozco. ¿Qué música tocan?
- Electro- pop mezclado con rock. (Quizás no es la definición más exacta. Podría haber usado la palabra dance punk que queda más "cool").
- Ufff! Vaya mierda. No me gusta.

  En ese momento mi cerebro piensa ¿acaso te he pedido tu opinión? No hacia falta que me dijeras que no te gustan, pues a ti te gusta el rap y a un rapero (heavy, salsero...) siempre le chocan las palabras "electro" y "pop". Pero vamos ya que te pones los Ting Tings van a grabar con un rapero llamado Jay-Z que, a lo mejor tampoco te gusta pues es muy comercial (no tengo ni idea de rap, la verdad).


  Pero al final, lo único que en realidad quería compartir es que "estoy muy feliz por ver a el grupo que me gusta". No quería hablar de música y de opiniones acerca de música y más con una persona que le gusta un tipo muy concreto de estilo musical. Casi nunca me gusta hablar de música con personas que pertenecen a un estilo determinado porque suelen ser muy intolerantes con otros estilos. Pero si nos ponemos a debatir, de acuerdo con la revista NME, los Ting Tings han sido considerados la banda más interesante de Inglaterra

  ¿Por qué cuando nos comentan algo siempre tenemos que opinar? Y además, la mayor parte de las veces, desde un punto de vista negativo. ¿Tenemos de necesidad de autoafirmarnos a nosotros mismos desprestigiando lo que los otros afirman? 
  Muchas preguntas sin respuesta. Lo único que tengo claro que nadie tenemos la verdad absoluta. ¿Qué música es mejor? ¿Qué canción? ¿Qué festival? ¿Qué banda? ¿Quién lo sabe? 
  En definitiva, que voy a ir a un festival y espero pasármelo bien escuchando a esta banda ;)))


  • Share:

You Might Also Like

1 comentarios

  1. Pues es cierto que siempre opinamos!y yo creo que es por la necesidad de autoafirmarnos, como tu dices.

    ResponderEliminar

Gracias por compartir tu experiencia!!!

Alternativas a la tristeza: leer.

Sergio Fernández