Los gatos locos

By Psicomata - 20 abril

  Los felinos son los animales que más me gustan y, en particular, los gatos. Me encanta esa independencia que muestran, una amabilidad dosificada y respeto en general, aparte de su estética,. Nos gusta aquello en lo que cuando nos vemos reflejados, nos transmite nuestro reflejo de forma bella, por eso, me gusta más el reflejo que veo cuando me observo en un gato que un perro, su máximo competidor doméstico. 

  ¿Se pueden comparar las personas con los gatos? Obviamente, no. Cómicamente me gusta comparar las reacciones que tienen algunas personas con sus "parejas" o "líos", con la forma de ser de mis gatos. He tenido dos gatos: Fluping y Lacitos. Ellos me recuerdan dos tipos de personalidades en las relaciones: los flupines y los lacitos. Por goleada, ganan los lacitos. 

¿Cómo eran Fluping y Lacitos?

  Lacitos fue mi primer gato. En realidad, era una gata pero bueno, con esa edad en la que me la encontré, lo mismo daba. Lacitos estaba lo más lejano que se puede estar de ser un animal doméstico adorable. Aunque le salvamos la vida, él nunca nos trató como si hubiéramos sido su salvación. Lacitos, si se enfadaba, podía mantenerte encerrado durante horas en una habitación y era capaz de saltar a una gran altura si apoyabas tu mano en el marco de la puerta. No se veía un gato feliz. Siempre fue agresivo. Sólo se le podía tocar cuando estaba dormido o en celo. También, al final de su vida porque estaba malita y se dejaba cuidar o, quizás no le quedaba otra. No vivió ninguna aventura particular, exceptuando esos episodios de agresividad. 

  Fluping era todo lo contrario a Lacitos. Era adorable. De hecho, tan adorable que fue el primer que se atrevió a acercarse a Lacitos sin tener ningún problema. Se atrevió a dormir encima de él y quizás porque ya estaba vieja, se quedaron los dos acurrucados. A Fluping lo podías meter en un transporting sin problemas, cosa que nunca conseguimos con Lacitos, y así conoció distintas ciudades españoles, distintos jardines en los que jugar, distintos pisos que investigar. Aunque era bueno (si le llamabas, venía) y cariñoso (si llorabas, se tumbaba junto a ti y te chupaba las lágrimas), nunca fue pesado, siempre mantuvo la característica principal por la que más me gustan los gatos: la autosuficiencia. Era muy independiente y eso le llevó a vivir varias aventuras como sobrevivir días enteros fuera de casa e, incluso, tener una camada. Sabía buscarse bien la vida pero cuando le encontrábamos y lo metíamos de nuevo en casa, tras un baño caliente, venía a tumbarse entre nuestras piernas mientras veíamos la tele. 



Similitudes con las personas 

  Fluping y Lacitos me recuerdan a esos dos tipos de personas. Lacitos a esos que quieren hacer alarde de autosuficiencia e independencia y nunca se acercan, no son cariñosos, inclusive se pueden mostrar agresivos si te acercas. No obstante,  cualquier día cuando menos te lo esperas, te piden cariño porque están muy necesitados, lo que te provoca un efecto adictivo sobre su conducta. Personas de esas que nunca viven nada especial o lo especial que viven, lo fastidian porque siempre se muestran gruñonas, enfadadas, quejicas. Al fin y al cabo, personas atormentadas, gatos locos.  

  Sin embargo, los "flupines" que conozco son personas que están tan seguras que son autosuficientes y que no necesitan a nadie, que te quieren, te abrazan, te miman y te acompañan. No tienen miedo de compartir espacio porque saben que eso no les hace prisioneros, porque ellos tendrían el valor suficiente de en cualquier momento cambiar su rumbo. Viven aventuras y las disfrutan y, sobre todo, saben que el amor no va reñido con la libertad. 

  • Share:

You Might Also Like

2 comentarios

  1. Me encanta este post. Me encantan los gatos. Tengo una gata exactamente igual a la que está en la barandilla en la foto. Su forma de ser es una mezcla de flupin y lacitos. Me gustan esas descripciones para las personas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Madia. Me alegro mucho que te gusto porque era un post que tenía desde hacía mucho en mi cabeza. A mi también me encantan los gatos y que tengas una mezcla entre Fluping y Lacitos mola! Fluping es físicamente como tu gato entonces.

      Eliminar

Gracias por compartir tu experiencia!!!

Alternativas a la tristeza: leer.

Sergio Fernández