El secreto de Diana

By Psicomata - 28 marzo

- "Carlos, te tengo que contar un secreto".
- "Dime, dime".- Carlos sonríe aunque, cuando me fijo bien, parece preocupado. 
- "Es que te tengo que decir una cosa, pero estoy nerviosa".
- "¡Venga!, dímela". - Le anima Carlos.
- "Vamos mejor fuera".- Les acompaño porque no me gusta dejarles solos. 
- "Carlos, no sé cómo decirte esto".
- "¿El qué?.- Cada vez Carlos sonríe más. La cara de preocupación también es mayor. 
- "Tengo novio. Vive en Burgos". - Carlos y Diana ni siquiera se miran al decirse estas palabras. Los dos miran al frente. 
Pasan unos segundos, Carlos empieza a estrangular a Diana. Diana se pone un poquito roja. Les tengo que separar. 
- "¿Ves? Por esto no te lo quería contar. Sabía que te ibas a enfadar". 

 Carlos se va a otro silla enfadado. Mira hacia la calle, de espaldas a nosotras. Le preguntó a Diana que desde cuándo tiene novio. Me dice que desde que tenía 3 años. Ahora tiene 7. Diana se levanta y va a hablar con Carlos. Le dice que no se preocupe, que no se enfade. Carlos, de 5 años, no le habla al principio. Al final, se jacta de que él también tiene novia: es su profesora. 

 Carlos mueve la cabeza para evitar el contacto visual con Diana. Ella le dice que parece un rockero. Él mueve más fuerte y entonces ella afirma que con el pelo así, Carlos se parece a su novio, a Rafa. 

 Después de esto vuelven a clase corriendo juntos y vuelven a pasárselo bien. En un momento dado, Carlos se vuelva a acordar y, de nuevo, se entristece. Para de jugar en la clase y se pone a mirar hacia la ventana. Entonces, Fernandito le pregunta: "¿Qué te pasa Carlos?". Carlos le dice que está triste y mira a Diana. Fernandito, de 6 años, se da cuenta de lo qué pasa y empieza a chillar: "yo de mayor quiero ser Papa; yo de mayor voy a ser Papa. Voy a ser el Papa Francisco". Así repetidas veces. 

 Al final, acaban todos juntos riéndose en la pizarra, aprendiendo cómo se escriben novia, novio y Papa en inglés. Se divierten. 



  • Share:

You Might Also Like

0 comentarios

Gracias por compartir tu experiencia!!!

Alternativas a la tristeza: leer.

Sergio Fernández