Contestar al whastapp es de buena educación

By Psicomata - 31 octubre


  Ya hemos hablado en muchos post de lo proclives que somos los seres humanos a autoengañarnos. Todos lo hacemos. Siempre tenemos la excusa perfecta para justificar la razón de por qué hemos hecho algo que hubiera sido mejor que no hubiéramos hecho. Y una de esas razones absurdas es "por educación"


¿Cómo se relacionan la educación y los whatsapp?

  El whatsapp es una herramienta útil de contacto que en un momento dado puede volverse algo agobiante. ¿A quién no le ha pasado de esos días que cuando terminas una larga y cansada jornada laboral tienes tantos whatsapp, tantos mensajes, que se te acelera el corazón solo de ver el número?

  Según tus principios de educación SIEMPRE hay que contestar a un whatsapp, a los mensajes. 

  Sin embargo, ese día estás muy cansada y no te apetece contestar a ninguno de los whatsapp que te han escrito. Por un día, vas a hacer una excepción a tus reglas de educación. No obstante, aunque entre todos esos whatsapp NO está el de la persona que te gusta, usas el poco tiempo que tienes para mandarle un whatsapp a la persona que te gusta, whatsapp que normalmente no recibe respuesta... ¡Era al único que hubiera sido mejor que no hubieras escrito!

Pero ¿qué pasa con la educación en los whatsapp con una relación que quieres terminar? 

  La situación es la siguiente: te gusta un chico (o una chica, da igual), habéis estado un tiempo juntos y ya te has dado cuenta que esa persona no quiere mucho más contigo que ese tiempo que ya habéis pasado junto. Te lo ha dicho claro: "si quieres seguir así, perfecto, pero más NO". Sin embargo, tú estás empezando a sentir algo más especial por él (o ella). De hecho, piensas que de seguir viéndoos vas a pasar a la siguiente fase: "enamoramiento" y ya lo has pasado muy mal y no quieres volver a pasarlo mal por ¡otra vez este tipo de relaciones!, por lo que concluyes que lo mejor es dejar de veros (en otro post hablaré que no creo que está sea la mejor solución porque es una solución que requiere un compromiso muy fuerte).

  Bueno, pues siguiendo con el requerimiento que te has hecho: "no mantener ningún tipo de contacto", tú no te pones en contacto con esa persona.  Sin embargo, el otro que no tiene ningún problema en hablar contigo porque sabe que no se va a enamorar y, sin embargo, sí que le gusta pasar alguna parte de su tiempo junto a ti, de repente, te manda un whatsapp en el que te pone: "Ey, ¿cómo estás?"

  Y tú lo ves y lo primero que piensas es: "Horroooor, por qué me escribre si le he dicho que no lo hiciera?". ¡Perdón! no vamos a engañarnos. Esto es lo SEGUNDO que piensas. Lo PRIMERO que piensas es: "ostras, a lo mejor le gustó, a lo mejor me está empezando a querer y me ha escrito este whatsapp porque se acuerda de mi...". Y eso sí que es un "HOOORRROORRR" de pensamiento. 

  Automáticamente tendemos a pensar que si nos ha escrito es por algo más. Sin embargo, normalmente no es cierto. La situación no ha cambiado, sus sentimientos no han cambiado pero la otra persona, quizás por educación, quizás por respeto, quiere saber (o tantear) en qué situación te encuentras. 

  Y tú ¿qué haces? ¿contestas al whataspp o mantienes el compromiso de no contacto?

  Pues ahí está el autoengaño. Conversación típica:
    -  ¿Sabes algo de Manuel? 
    -  Pues ya sabes que te dije que no iba a ponerme en contacto con él pero el otro día me escribió un whatsapp y le contesté por educación...¡me daba rollo no contestarle!

 3 días después, Sole estaba otra vez durmiendo en casa de Manuel, cosa que me había jurado que no iba a volver a hacer... 

  Si lo quieres hacer, hazlo pero no te auto engañes porque engañándote eternizas la situación. Sin embargo, hay una máxima que me decían mis personas mayores en casa que creo que es fundamental para aplicarla en esta situación: "lo que has dicho que vas a hacer, hazlo". Así que, cumple con tu palabra. No ponerte en contacto con esa persona, después de haberle explicado que no lo ibas a hacer, no es de mala educación. Es cumplir contigo misma, la persona más importante de tu vida.  


  • Share:

You Might Also Like

0 comentarios

Gracias por compartir tu experiencia!!!

Alternativas a la tristeza: leer.

Sergio Fernández