La importancia de decir: "te entiendo" (seven)

By Psicomata - 21 septiembre

  En los últimos días he vivido dos situaciones antagónicas pero con similares características: un nacimiento y una muerte. Más que de los hechos en sí, que son parte natural de la vida, me gustaría compartir algo que pude presenciar en las dos situaciones: la de demasiadas preguntas para pocas respuestas o, mejor dicho, demasiado cansancio para poder hablar

  Cuando se te muere un familiar o cuando traes a alguien al mundo, las mujeres que lo sufren están física y psicológicamente agotadas. Y ahí entramos todas las visitas que tienen que "soportar", todas las personas que vamos de buena fe a conocer cómo se encuentra esa persona y a compartir su felicidad y/o dolor y no dejamos de hacer preguntas absurdas:

  - ¿Y qué pasó?; ¿estaba enferma de antes o fue de repente?; ¿estaba sólo o acompañado?; ¿cuántos años tenía?; ¿era la primera vez que le pasaba?; ¿crees que le dolió?

  - ¿Te ha dolido mucho?; ¿ha sido natural o con cesárea?; ¿y cuánto ha durado? ¿y a qué hora te llevaron a monitores? ¿y por qué vienes aquí y no al privado?

  Una de mis amigas que ha tenido que responder a estar preguntas en estos días, me decía muy enfadada que "la gente va escasa de un poquito de sensibilidad" y que "son unos indiscretos". Sin embargo, mi teoría más bien es que la gente tiene miedo. Tienen mucho miedo que sea alguien cercano el que fallezca o prefieren saber de qué manera será el mejor parto para así ¿poder prevenirlo?

  No podemos vivir a partir de lo que los otros cuentan porque, además de ser subjetivo, cada caso es único. Además de que por mucho que nos cuenten cómo le dio a esa persona esa enfermedad, si a nosotros nos tiene que tocar, también nos tocará. 

  En estas situaciones, quizás bastaría con decir: "te entiendo".....

  • Share:

You Might Also Like

0 comentarios

Gracias por compartir tu experiencia!!!

Alternativas a la tristeza: leer.

Sergio Fernández