4 ideas que me protegieron ante el desempleo

By Psicomata - 07 mayo

Miedo al desempleo
Ser una hormiga en anticipación a que lleguen momentos difíciles



Me han despedido y no me siento mal por qué... Fue una pregunta que le di vueltas y vueltas hace ya unos cuantos meses. Escribí este post y no lo quise publicar pues pensaba que haberme quedado sin trabajo estaba todavía reciente y temí que a largo plazo estos pensamientos fueran solo un espejismo y que me diera un bajón por haberme quedado en desempleo y más por las circunstancias en que todo pasó. A día de hoy, sigo sintiendo los mismos sentimientos o quizás estas sensaciones son aún más positivas que las que fueron. Tuve suerte de que "me echaran". 
  1.           Trabaja para vivir y no vivas para trabajar. Aunque te guste tu trabajo ten muchos más hobbies a parte de tu trabajo. Si el tiempo te lo permite porque hay trabajos que ocupan tantas horas a las personas que no les deja tiempo para tener cualquier tipo de afición. Pasar tiempo en el bar o ver la tele no valen. El desempleo me ha permitido hacer algo que nunca hubiera hecho si hubiese seguido trabajando: continuar este blog. 
  2.           No creas que tus compañeros de trabajos son amigos. Si ya es difícil tener buenos amigos (pero haberlos "hailos") ya que son muchas las veces que nos decepcionan los que creemos que son amigos, la gente que está a tu alrededor en tu puesto de trabajo aún es mayor  la probabilidad de que nos decepcionen. Un ejemplo: que te estén haciendo mobbing y que tu compañero de trabajo que tú crees que es amigo tenga que ir a declarar a favor tuya en un juicio. ¿Qué probabilidad crees que existe de esto? Cuando la gente tiene que hablar de ti mal lo va a hacer por muchas copas que hayáis tomado juntos y muchas comidas de Navidad que hayáis compartido la familia y cuando la gente puede perder un puesto de trabajo por defender a una persona antes de hacerlo se lo piensa.  Pero eso no quiere decir que los seres humanos sean más o menos malos, sino que el trabajo no es la mejor cantera para encontrar amigos. No obstante, yo puedo decir que tengo muy buenos amigos derivados de mis trabajos.
  3.           Que hayas ahorrado:  Y lo digo sin tener relación con ningún banco pues a ellos son los que más les interesa. Ahorrar depende más de características personales que de causas objetivas. Es decir, depende más de si eres una persona previsora que de si tu salario te lo permite porque, aunque hay personas que ganan muy muy poquito y prácticamente no pueden ahorrar o tienen una familia muy extensa que mantener, conozco muchos casos de gente que ganando más y con mejores condiciones a priori para ahorrar, se agobian más a largo plazo porque les hayan despedido o se les vaya a acabar el paro que aquellos que fueron hormiguitas y pensaron en los momentos de vacas flacas. Pero en general siempre se puede tener una hucha (yo me la hice ganando muy muy poquito y viviendo en un piso de alquiler de precio bastante alto). Porque esta hucha añadida al paro hace que el impacto del despido sea menor pues tenemos más tiempo para encontrar otro empleo. Es ahorrar: no es dejar de vivir, viajar o salir para pensar en el futuro. 
  4.       Tengo la oportunidad de hacer algo nuevo, de cambiar, de hacer aquello que siempre he deseado. En mi caso esto era vivir en otro país y mira que sí lo hice y continuo haciendo. Creo que soy muy afortunada de ver mi emigración de España como una opción personal, más que como una consecuencia de la situación económica. Especialmente, porque todas las personas que viven fuera y lo ven de la segunda manera, tienen un sentimiento de resentimiento hacia el país poco útil para emprender en un futuro algún tipo de actividad que pueda mejorar la situación de este. 

           Así que aún sigo contenta en no haberle hecho caso a ese amigo que, para ayudarme, me decía que hiciera todo lo posible para que me mantuvieran en mi puesto de trabajo porque no iba a encontrar trabajo en esta situación y creo que seguiré contenta por mucho tiempo porque las perspectivas se presentan buenas. Ahora mi amigo, que también ha cambiado de trabajo dos veces en plena crisis y las dos veces para trabajos mejores que el anterior, también se alegra de que no le escuchara y disfruta con mis nuevos proyectos.

  • Share:

You Might Also Like

1 comentarios

  1. Totalmente de acuerdo con lo que narras. Sentirse libre cuando te despiden si que hacerte un favor.
    Has tomado la determinación correcta.
    El que no juega en la partida de la vida, nunca gana.
    Abrazos

    ResponderEliminar

Gracias por compartir tu experiencia!!!

Alternativas a la tristeza: leer.

Sergio Fernández