Una docena de frases que deberías evitar cuando te dejan

By Psicomata - 30 abril


Una de las situaciones en las que más solemos perder la dignidad es cuando nos dejan. Tengo que confesar que yo también la he perdido. En el momento en que te dejan, especialmente, si no te lo esperas, pueden salir de tus labios una serie de preguntas, comentarios o acciones absurdas que, más tarde, cuando ya estamos mejor y las valoramos, no nos parece posible que las hayamos dicho o hecho nosotros, principalmente, porque seguro que ahí, en ese momento, ya te has dado cuenta que intentar recuperar esa relación, no merecía la pena.


Estas son 12 frases que es mejor evitar decir cuando te dejan (a ver si tú tienes más suerte):

1. “¿Por qué me dejas?”

Si preguntar los por qués en cualquier situación es inútil porque la mayoría de las personas no sabemos responder al por qué hacemos o no las cosas, en esta situación, ¡no lo hagas! porque, en general, la otra persona sí que sabe por qué te deja y, en ese momento, te puede gustar muy poco la respuesta. Normalmente, si la otra persona te deja es porque tiene la idea muy meditada. Así que tanto baño de realidad en un día creo que no es necesario. Si aún así te interesa saber el porqué te deja para mejorar para una próxima relación, espera un tiempo. Primero recupérate del palo de ser dejado y cuando ya estés fuertes, ya preguntas todos los por qués que quieras.

2. “Por favor, no me dejes”

Estas son las palabras mágicas que provocan que el que te deja sienta que lo que está haciendo es la mejor opción, que está haciendo lo correcto. De repente, le has dado razones para pensar, aunque seguramente no es cierto, que eres la persona más dependiente del mundo y a nadie le gusta tener que hacerse cargo de personas dependientes mayores de 18 años.

3. “Si es que eres…”

Y ahí puedes añadir el adjetivo calificativo que más te guste, por ejemplo, el masculino de cabra o el femenino de perro. Encima de dejado, tienes mala educación y no sabes hablar bien. Seguro que te recomienda a una amigo/a para que empieces una nueva relación contigo.

4. “Me alegro: te iba a dejar yo”

¡JÁ! y ¿por qué no lo has hecho? Generalmente, cuando te dejan no es de un día para otro. Habitualmente, y si intentas ser objetivo, algo difícil en las relaciones personales, esta situación viene de atrás: semanas o meses peleándose, no poniéndose de acuerdo con los gustos…A lo mejor es verdad que le ibas a dejar, pero no se lo digas. Ya te ha dejado. Él ha sido más rápido. Ten la dignidad de asumir que en esta carrera llegaste el segundo.

5. “Espero que todo te vaya bien”

Y lo sueltas con un rintitín que suena, a que te vaya bien y ojalá te echen del trabajo, tu gatito se atragante con el papel higiénico y un enjambre de hormigas se coman el pollo que dejaste a descongelar la noche anterior. No lo digas, si no lo piensas.

6. “Dejarme ¿pero estábamos juntos?”

Encima, tú solo/a te acabas de “degradar” a una posición inferior a la de pareja (a la de los amigos con derechos por utilizar el término “polite” y no el de…) cuando la otra persona te había considerado algo más importante.

7. “Es que me molas”

O sea, el otro está diciendo que pasa de ti y tú le estás diciendo que le molas. Vale, pero es que esto depende de dos.

8. “¿Qué me dejas tú a mí? ¡No! Te dejo yo a ti”

Vamos a ver: las palabras mágicas ya se han dicho. La otra parte ya te ha dejado. Por mucho que quieras, no se puede cambiar.

9. “Pero ¿cómo me vas a dejar si todo el mundo piensa que somos la pareja ideal?”

La verdad que cuando alguien dice esto, es porque realmente le estás pillando desprevenido. Así que si eres el que deja, cuida la siguiente frase que dices porque no se lo esperaba. Es fácil replicar con frases como: “si quieres salimos con todo el mundo y hacemos un circo romano”. Pero si se puede evitar decir eso, que eso es algo que obviamente con el paso del tiempo deberá descubrir la otra persona -aquí no importa lo que piense todo el mundo, lo que importa es lo que piensa la otra parte-.

10. “Ya sabía yo que me iba a pasar esto”

Profecía autocumplida. Puedes añadir frases como: si siempre me pasa a mi, siempre me pasa lo mismo y cada vez le darás más pena a la parte que te deja pero estará seguro de la decisión que ha tomado. Y si sigue contigo probablemente sea por pena.

11. Sniff, sniff

Esto más que una frase es una acción. La verdad que es muchas veces es inevitable llorar, especialmente cuando estabas muy ilusionado/a con esa relación. Pero intenta no hacerlo porque de nuevo, puede ser que le des pena y cambie de opinión solo por eso y vuestra relación y una nueva ruptura se convertirán en el informe de una muerte anunciada.

12. “¿Quieres que lo dejemos?”

Puede parecer que esta frase no tiene sentido aquí. Sin embargo, tengo a muchos amigos y amigas, a día de hoy que siguen arrepentidos por habérselo puesto en bandeja a la otra parte cuando ellos no querían cortar. Si estás en una relación con una persona cobarde y estás viendo que te va a dejar, con esta frase se lo has puesto fácil. Si tú no lo quieres dejar, y es el otro el que quiere, tiene que ser él el que te lo diga. Y tarde o temprano lo dirá. Así que vete preparándote porque va a pasar, pero no se lo pongas en bandeja de plata. Te puedes arrepentir a largo plazo.

En definitiva, la situación es complicada y es muy difícil salir lustroso de ella. Mostrar entereza en ese momento puede ser toda una hazaña, pero solo si muestras algo de entereza y aún te sigue gustando esa persona, puede ser que el otro recapacite y se arrepienta. Y entonces, tendrás que ser tú el que diga si quiere volver o no y a lo mejor escucharás alguna frase de esta docena.
Fotografía destacada cortesía de WolfS♡ul
Este post apareció hace más de una semana en el blog Una docena de  Gracias!!!

  • Share:

You Might Also Like

3 comentarios

  1. Muy interesante, aunque prefiero no vivir esa situación. Creo que si algún día me llegara ese momento no haría preguntas ni rogaría. Está claro que para tomar una decisión de ese tipo ya han pasado algunas cosas que te hacen sospechar que algo no va bien, por lo tanto recrearse en el momento del "te dejo" solo empeora las cosas.
    Somos libres y solo tenemos una vida, cada cual ha de intentar ser lo mas feliz posible y el tiempo corre en nuestra contra.
    Abracitos recién llegados.

    ResponderEliminar
  2. No estoy de acuerdo con la nº. 12, si la otra persona te quiere dejar a veces es mejor dejar que se vayan; si para eso necesitas darles pie a ello, sea, aunque duela. Es mejor que estar con alguien que quieres pero que no te ama. Pero sé que esto es más fácil de decir que de cumplir...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente, como tú dices, mejor dejar que se vayan pero hay personas que se sienten mal porque al ponérselo tan fácil al otro, creen que el otro (que es el que quería dejar), no ha tenido ningún tipo de responsabilidad sobre la relación.

      Pero estoy completamente de acuerdo que no es bueno estar con alguien que no te quiere...

      Eliminar

Gracias por compartir tu experiencia!!!

Alternativas a la tristeza: leer.

Sergio Fernández