La ventaja de no ser una adolescente

By Psicomata - 08 mayo

   

                                          Los amores adolescentes
Cuando somos adolescentes, hay muchas cosas del amor que desconocemos
Tengo que decir que hoy estoy muy contenta por no ser una adolescente. Aunque puede que no nos guste, la vida nos moldea y endurece el corazón y, aunque creo que puedes volverte a enamorar como cuando tenías 15 años, también te digo que si tienes los ojos abiertos y tienes en cuenta tu experiencia, entonces ya no te harán tanto daño.

Si hoy en vez de haber superado los 30, tuviera menos de 20 años, estaría triste. A día de hoy, como ya sé por dónde viene, ya poco me sorprende.

No te va a llamar: no te hagas ilusiones. 

Aunque te llame, eso no significa nada. Sólo significa que, al menos, quiere pasar una noche contigo, pero hasta que no paséis juntos más de una noche, no significa que quiera nada contigo.

Puede que esté con otras. Esto era algo me sorprendía antes mucho. Ahora ya no lo veo tan raro y asumo que si alguna vez quiero estar con alguien voy a tener que pasar por la fase de mirar hacia otro lado. Al principio de las relaciones, cuando no se sabe aún cómo definirlas, porque a las personas no te las encuentras limpias y puras, puede ser que se superpongan dos relaciones a la vez y te esté compaginando con otras personas. Cuando conoces a alguien, normalmente tiene otros rollos. No es raro que al principio si te dice que va a ir de viaja a Copenhague a ver a su amiga Natalia, con la que estuvo hace ya mucho tiempo, signifique que se va a liar con su amiga Natalia. 

Ahí tienes dos opciones: o comerte por dentro y tener paciencia, esperar a su vuelta para ver cómo se comporta contigo o decirle que pasas de él por completo. Te recomiendo que si te gusta, intentes mantenerte muy entretenida las próximas semanas porque además es muy probable que no te mande desde allí ningún mensaje. No es fácil mandar un mensaje a una persona que sabes que le gustas, estando enrollándose con otra que también le gusta. 

Por eso, las relaciones cuando empiezan no lo hacen de la manera más fácil y fluida

Por eso, siempre es bueno que no siempre tengas tú la iniciativa, que dejes al otro dar pasos y ver como se muestra. Fíjate en sus conductas y no en sus palabras. Cierra bien los oídos y abre bien los ojos como siempre digo. 

Por sus conductas lo conocerás
Cierra bien los oídos y abre bien los ojos










  • Share:

You Might Also Like

0 comentarios

Gracias por compartir tu experiencia!!!

Alternativas a la tristeza: leer.

Sergio Fernández