Desde que me dejaste

By Psicomata - 10 abril

Desde que me dejaste he aprendido que la vida no es fácil, aunque eso estando contigo ya lo sabía. He aprendido lo que significa la palabra cobardía y que la gente suele ser muy cobarde. He tenido relaciones con hombres cobardes, que pensaron que no merecía la pena luchar y que prefirieron no compartir mis problemas, aunque yo sí tuve que compartir los suyos.

Hombres cobardes
Ser un cobarde y no dar la cara
 Muchas veces deje de creer en el ser humano porque me sentí muy traicionada en muchos momentos. Pero descubrí que el problema no eran las traiciones, el problema real era que yo no me quería (o me quiero) lo suficiente para darme cuenta que lo importante del camino es que tú te quieras, porque los demás solo forman parte de alguna parte del recorrido.

Desde que me dejaste he sentido mucha tristeza porque hayas dejado de formar parte de mi vida, no como pareja sino como persona. Me ha decepcionado que tú no hayas sido menos cobarde que aquellos que descubrí luego. Pero te entiendo, sé que te debes a una nueva vida.

He aprendido que la gente no dice lo que quiere y, peor aún, que la gente puede pasar años y años en situaciones que no le gustan, únicamente por quedar bien o por compromiso. He aprendido que es muy difícil ser honesto con los demás y sobretodo ser honesto con uno mismo. Que decimos que eso lo vamos (o no lo vamos a hacer) y luego traicionamos nuestro pensamiento y hacemos lo contrario.

He aprendido que existe mucho miedo. Que es muy común el miedo a fracasar, pero que increíblemente también existe mucho miedo a triunfar. Que cada día se lucha menos por lo que se quiere y que los que más luchan no lo hacen con las mejores armas. Es más frecuente el uso de artimañas.

He decidido que, a pesar de esto, me gusta intentar ser buena gente y si puedo hacer bien a los que están a mi alrededor, lo prefiero a hacerlos sentir mal. Aunque también te digo que, a veces, para conseguirlo tengo luchar contra demonios que no cumplirían lo que tú me enseñaste una vez: la importancia de tener respeto. Respeto mucho que me enseñaras a tener respeto. Creo que, de hecho, esa palabra marcó mi vida.

Desde entonces, ha habido muchas alegrías y demasiadas penas. Sin embargo, lo único que no me da pena es que me dejarás, porque eso me dio oportunidad de tener lo que he conocido. Y porque bien sabes que, en el fondo, yo fui una cobarde y te obligué a tomar una decisión de la que yo hasta ahora, nunca me he arrepentido.

  • Share:

You Might Also Like

2 comentarios

  1. Sin duda tus mejores palabras en este blog.
    Te quiero preciosa!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me satisface mucho que alguien tan exigente como tú me diga esto! Te quiero

      Eliminar

Gracias por compartir tu experiencia!!!

Alternativas a la tristeza: leer.

Sergio Fernández