¿Cómo superar una ruptura?

By Psicomata - 17 abril


Ahora, con cierto distanciamiento, estoy volviendo a releer páginas webs que en su momento busqué, como otra alternativa más a todas las que desesperadamente puse en marcha, para que me ayudaran a superar el desamor. En aquel momento, y metida en un mar profundo de sentimientos y decepciones, encontraba consejos o formas de superarlo que las veía difíciles o poco aplicables a mi o, más bien, no sabía cómo ponerlas en práctica. No sé, pero la verdad, algunos de estos consejos los vi y los sigo viendo fríos, como escritos por personas que o no están sufriendo un desamor o, por suerte para ellos, no han sufrido, al menos en la misma intensidad que sufrí yo.

Entre estos consejos los más difíciles de aplicar son los que están más basados en la psicología cognitiva, los relacionados con los cambios de pensamiento. Aquellos que te dicen que analices tus pensamientos, los contrastes y entonces descubrirás que no son verdad, que no se basan en la realidad. En esos momentos en los que estas mal, la máxima realidad es que la persona que has perdido era la persona de tu vida y que tu vida ya no podrá ser tan magnífica sin esa persona y, por supuesto, el nivel de autoestima que tienes en ese momento, no te acompaña demasiado para que pienses otra cosa diferente (especialmente, si hay terceras personas).  Creo que la discusión de pensamientos es algo muy difícil de hacer sin la ayuda de un profesional. Porque para cambiar los pensamientos, lo primero que se necesita es querer cambiarlos y cuando sufres por desamor esa opción es la última que quieres hacer. 

Por eso, cuando en muchas páginas te señalan que una de las soluciones más lógicas que puedes llevar a cabo es ACEPTARLO, aunque siendo totalmente cierto, es una ridiculez. Quien ha sufrido hasta las venas por el desamor, sabe que precisamente lo que menos quieres es aceptarlo, porque lo que te saca de la cama en algunos momentos es la esperanza de que algún día esa persona volverá contigo. En etapas posteriores, no solo lo aceptas, sino que te ríes de todo pero…si estás en este punto, es decir, todavía estás sufriendo una barbaridad por la persona que te ha abandonado y aún vives con la esperanza de que pueda volver o aunque no tengas esperanzas, te encantaría que así fuera, te propongo que si pretendes olvidar a alguien, no hagas ninguna tarea consciente para olvidarle.

En Psicología siempre se pone el mismo ejemplo:  Si te digo ahora mismo “NO PIENSES EN UN ELEFANTE ROSA” posiblemente por tu cabeza esté ahora mismo pasando un elefante y encima de este atípico color. Por eso, lo primero que debes hacer es no intentar hacer nada conscientemente. 

No consigo superar una ruptura
Cómo no superar una ruptura amorosa 

Ejemplos de pensamientos conscientes que no son útiles o si lo prefieres frases estúpidas que te dices a ti mismo que no sirven para superar el desamor:

- “Ya no le voy a llamar”. Te entran más ganas de llamarle.
- “Hoy es su cumpleaños y no le voy a felicitar”. Y ahí te tiras todo el día, dándole vueltas: le felicitó o no. “No, no le felicitó que me ha hecho daño y así que sufra un poquito, que vea que no estoy disponible, que piense que estoy muy ocupada y me he olvidado de él”. “Bueno y si le felicito qué pasa, no está reñido ser educado con haber terminado la relación. Tampoco, si ha sido una relación buena, felicitarle es de ser buena gente”. Y vuelta a empezar: “qué no le felicitó, qué se ha portado mal conmigo y no se lo merece”. Ya son las 22:30: “mira le voy a mandar un mensaje, ya él se creerá que no se lo voy a mandar y así ve que he estado todo el día ocupada, pero que soy buena persona y una cosa no está reñida con la otra”. Y ahí le mandas el mensaje, y no es solo problema que le hayas mandado mensaje, sino que más problema es aún que te has pasado 24 horas pensando en esa persona. Más hubiera valido mandárselo por la mañana y el resto del día, al menos, el nivel de pensamiento en él se hubiera reducido.
- “No voy a salir por ahí que por ahí sale él/ella”. Y no solo sales por los mismos sitios, sino que pasas de casualidad por su barrio y no únicamente por su barrio, sino por donde aparca el coche o, peor aún, por delante de su portal.
- “Ya no voy a pensar en él. Ya no le voy a querer. Ya le voy a olvidar”. Como si existiera el típico botón off/on que todos hemos deseado alguna vez que existiera que enciende y apaga el desamor (puede que sea el segundo deseo que más ha pedido la gente después de las máquinas de teletransportación después de una borrachera). 

Creo que el trabajo más interesante en ese momento que estás tan mal es contigo a solas. Es conseguir controlar tu vida de alguna manera. Ponerte pequeños retos y cada vez que consigas alguno de esos retos, te darás cuenta que eres una persona mucho más poderosa de lo que creías pues controlar tu mente en este estado, da tal estado de satisfacción y de victoria, poco comparable con otros éxitos de la vida.

Es una época para cultivarte. Aprovecha para leer todos los libros que tienes pendientes, para ver aquellas películas que siempre decías que querías ver y nunca hacías por falta de tiempo o porque le dedicabas demasiado tiempo a él y poco a ti, escucha música, descubre grupos nuevos, aprende escalada, viaja y si es en soledad mejor, pinta, escribe, navega por Internet para saber más sobre esa información que siempre te ha interesado…son tantas las opciones que puedes hacer… No temas en querer hacer actividades en soledad. Y, aunque ahora no lo sepas, todo el conocimiento, todos los aprendizajes que adquieras en esta época, los llevarás a lo largo de tu vida y seducirán en un futuro a otros cuando estés preparado para conocer gente nueva. 

  • Share:

You Might Also Like

5 comentarios

  1. Gracias por tu entrada. Ha resonado en mí, y concuerdo con lo que dices. Esos consejos que abundan en la red y blogs de amor, muchas veces parecen "despersonalizados", y cuando uno se propone a superar la ruptura "por sí sola", es difícil. Tengo un libro muy hermoso que se llama "Autoliberación Interior",de Anthony de Mello, puede parecer el cliché de la autoayuda a simple vista, pero ahonda en el significado del amor, y del sufrimiento de una manera muy cercana y actual. Combina filosofía, religión, y psicología de una manera natural. Te lo recomiendo.

    Un abrazo desde Perú.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Marianne por tu comentario. Me alegro que coincidamos.

      Seguiré tu recomendación y me haré con ese libro.

      Desde Perú, ¡qué lejos y qué cerca! Es bonito

      Abrazo!!!

      Eliminar
  2. Tus historias estan llenas de verdades.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Dana. Es la vida. Y en gran parte mi vida.

      Un saludo

      Eliminar
  3. Efectivamente como bien dices para superar este tipo de duelos, el trabajo más importante es con uno mismo. Cuándo alguien nos abandona mal gastamos, como norma general, muchas energías en tratar de que esa persona vuelva con nosotros. Hacemos tantas tonterías, que lo único que conseguimos en justo lo contrario. Es importante darse cuenta, que recuperar la autoestima, la energía de uno mismo, y lidiar con los retos del dia a dia, es lo único que realmente nos va a ayudar. Y eso sin duda pasa por aceptar, aun que no queramos ni oir hablar de ello, que la cosa ha terminado (para siempre).

    Muy buen post :) Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar

Gracias por compartir tu experiencia!!!

Alternativas a la tristeza: leer.

Sergio Fernández