"Es inevitable compararse"

By Psicomata - 16 marzo

Ser feliz en un país diferente
Ser feliz en otro país con la decisión que has tomado


Cuando creé este blog, lo hice con la intención de “denunciar” alguno de los prejuicios que más frecuentemente se repiten una y otra vez entre la gente y que más daño nos hacen (y, por tanto, más frustraciones provocan). Hoy he escuchado una de estas frases, estos juicios que hacemos sin valorar el perjuicio que nos hacen este tipo de afirmaciones que, además, expresamos de un modo concluyente.

-   Es que no sé si tomé la decisión correcta. No sé si venirme aquí fue lo mejor. Está claro que yo quiero estar aquí porque estoy con él, pero si me hubiera quedado en mi ciudad ¿no hubiera sido mejor?

-   Pero tú también te viniste aquí para buscar trabajo, porque pensabas que aquí es viable encontrar trabajo “de lo tuyo” (odio esta expresión. Os pido perdón por haberla utilizado. Como si sólo hubiera “una cosa tuya”).

-       Sí pero aquí es más complicado por el tema del idioma y tal. Sin experiencia… A lo mejor si me hubiera quedado allí algo hubiera encontrado. Y venirme aquí por él…

-  Pero las cosas allí están difíciles… Y esta ciudad es una buena opción.

-  Sí, pero mis amigas, muchas, ya han encontrado. Si yo no me hubiera venido a lo mejor estaría ya como ellas.

-   ¿Cómo?

-  Pues trabajando, algunas con piso, otras se van a casar…

-       ¿Y crees que ellas están mejor?

-   No sé. Pero están allí.

-   Sí y tú aquí y estás con quien quieres, trabajando, conviviendo con él en vuestro piso… -en este momento sonríe pero rápidamente vuelve a su cara de duda-¿No crees que te haces daños al compararte con ellas?

-          Si me lo hago. Pero…

-   ¿Pero…?

-   Es inevitable compararse.

 Y esta persona no es una persona envidiosa como, lógica pero erróneamente, se podría pensar. Esta persona se alegra de corazón de los logros alcanzados por sus amigas o compañeras de carrera. Más bien, es un problema personal: duda de si el camino que ha elegido es el camino correcto. Y lo peor es que a la vez duda de sus capacidades: duda de que sea capaz de sacar adelante ese trabajo para el que tan intensamente se ha formado durante los años de universidad. Así que no es un problema de ciudad (exceptuando lo del idioma), sino que es algo más profundo y personal pero que viene motivado en parte por esas comparaciones odiosas desde que somos pequeñitos de qué es mejor o qué es peor y quién lo ha conseguido ya.

Y todas esas dudas la llevan a compararse con otras vidas que no son su vida y, por tanto, no tiene ninguna utilidad compararse. Ninguna vida es mejor o peor. Cada vida tiene su propia historia. Y las historias de vida tienen una gran aventura tras ella. Y ella, en el país que está, está viviendo una gran aventura. Esperemos que pronto se dé cuenta.
7/05/2020 Actualización de este post:
Por cierto, después de siete años de esta conversación, ella sigue viviendo con esa persona y ahora han aumentado la familia. Siguen en la misma ciudad y tiene un trabajo que le gusta. 

  • Share:

You Might Also Like

2 comentarios

  1. No puedo!!!. No soporto los: "y si hubiese hecho aquello....".
    -Pues no lo hiciste por que en aquel momento no te convenció.
    Suelen ser personas inseguras, y además siempre acaban culpando a otros de sus "erroneas" decisiones.
    No saben lo que quieren, ni valoran lo que tienen.
    Un abrazo P.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente Clara, suelen ser personas inseguras que acaban culpando a los demás de sus errores. Y esta segunda parte de culpar a los demás es lo peor. En este caso, te diré que la persona es muy joven. Y aunque creo que las personas no mejoramos con la edad como el vino, algunas sí que corregen este tipo de inseguridades. Y sé que mi amiga lo hará ;)
      Otro abrazo para ti!

      Eliminar

Gracias por compartir tu experiencia!!!

Alternativas a la tristeza: leer.

Sergio Fernández