¿Me quedo en España o me voy al extranjero?

By Psicomata - 17 febrero


Me quiero ir de España
Vivir fuera de tu país


¿Cuál es la decisión correcta? ¿Qué me viene mejor? Yo quiero irme, pero ¿y si me voy y no encuentro nada?. ¿Y si vuelvo y la gente ha cambiado? Preguntas difíciles que rondan la cabeza de muchos jóvenes en estos momentos. La mía también ¡como no!

Hay que identificar este tipo de preguntas, y o darlas una solución o eliminarlas de la cabeza, porque mientras que están dando vueltas en nuestra cabeza, significa que estamos parados y no estamos haciendo nada. Los famosos "y si" que ya comentábamos que estaban muy presentes en el amor, están presentes en todos los ámbitos de la vida. Al fin y al cabo, una cosa está clara,  la peor de las soluciones es "no hacer nada".

La verdad es que nunca sabremos cuál es la mejor decisión porque una vez que se ha escogido una, el resto de decisiones desaparecen. Así que, en ese momento que hemos escogido: esa es la mejor porque es la nuestra. Ni irte es la opción más "cool" (porque como todo el mundo lo hace...) si tienes ganas de emprender, de crear algo en tu ciudad, ni quedarte es la mejor opción cuando tienes ganas de convivir con una nueva cultura u otro idioma en el extranjero.

Además, existe un fenómeno muy interesante en Psicología que se llama disonancia cognitiva y es que las personas nos encargamos de reducir nuestra disonancia desestimando aquella opción que no hemos cogido. Si supiéramos que vamos a hacer esto antes de empezar, que vamos a desestimar la opción que no hemos cogido, nos podríamos ahorrar muchos de los nervios que pasamos antes de tomar una decisión pensando si será la mejor decisión o no.

Al fin y al cabo es la misma pregunta con distintas caras. Tengo miedo de estar allí, tengo miedo de cuando vuelva aquí. Tengo miedo a estar solo, tengo miedo a quedarme solo. La verdad que es una decisión difícil que parece que va a determinar completamente tu vida y luego cuando lo haces no es verdad. Lo que no es cierto porque el destino lo estamos cambiando continuamente y continuamente nos está determinando. Solo por ir por una acera y no por la otra a trabajar podemos evitar que una parte del tejado se nos caiga en la cabeza (una vez me libré de que eso me pasara: tomé la acera correcta en ese momento). Piensa ¿cuántas decisiones has tomado en tu vida que la hayan cambiado completamente? ¿de cuántas te has arrepentido? ¿Cuántas se han quedado en tu memoria como buenas experiencias de aprendizaje? 

Pues eso es lo que es irte al extranjero si realmente hay algo que te motiva para hacerlo: una gran experiencia de aprendizaje. 

Y, además, si decides irte, seguro que a la vuelta te adaptas rápido cuando veas que te esta esperando Saber y Ganar.

  • Share:

You Might Also Like

2 comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Justo me encuentro en esa situación. Muchas gracias me ha servido de mucho ;)

    ResponderEliminar

Gracias por compartir tu experiencia!!!

Alternativas a la tristeza: leer.

Sergio Fernández