Factores protectores contra el desempleo

By Psicomata - 27 enero

                        

La formación es importante para estar preparado para el puesto de trabajo
Me he quedado en paro ¿qué hago?



Hay situaciones que no siempre tienen que provocar la respuesta que parece esperada. Así quedarte sin trabajo no tiene por qué ser causa de frustración. Además, existen ciertos factores que son favorables para no sentirte mal si te quedas desempleado. Algunos que he podido experimentar: 

  1. Tener una mayor formación o, si no la tienes, que seas capaz de desempeñar un empleo que poca gente sea capaz de realizar. Si sabes bien lo que te hace diferente, entonces es que conoces bien tus potencialidades y puedes utilizarlas. Esto te diferenciará en el mercado laboral y te puede hacer volver al mercado de trabajo rápidamente. 
  2. Una red de contactos sociales amplia. Cuéntale a todo el mundo que te han despedido, no para que te consuelen, sino como estrategia para seguir en el mercado de trabajo o para conocer alguna idea interesante de negocio. Los contactos son fundamentales en el mercado laboral. En este sentido, tenemos un error en llamarlos "enchufe". Cuando alguien entra a trabajar en un sitio porque conoce a alguien le llamamos el "enchufado". ¿Por qué nos equivocamos? Si esa persona tiene todas las cualidades para hacer ese trabajo, ¿por qué no se le va a contratar porque sea amigo o conocido de la persona que contrata o de alguien de la empresa? Hay veces que meter a personas cercanas a nosotros y que ya conocen la empresa, mejora la productividad y el clima laboral. 
  3. Ser una persona capaz de adaptarse al mercado de trabajo. Si eres una persona flexible que disfrutas haciendo distintas actividades, entonces tu campo de posibilidades se amplía notablemente. La verdad que es muy limitado las personas que dicen "yo solo quiero trabajar en esto". ¿De verdad no hay nada más que te guste hacer? ¿Crees que no puedes hacer algo diferente a lo que haces? 
  4. No tener miedo en hacer otro tipo de trabajos. En continuidad con el punto anterior. Hay personas que creen que solo valen para una cosa y no saben hacer nada más. La especialización en un campo es buena. No obstante, ser especialista en ese campo, no significa que no puedas moverte "como pez en el agua" en otros muchos campos. Todos tenemos un don: algo que sabemos hacer mejor que la mayoría de los mortales que nos rodean. Pero que tengamos ese don no significa que solo lo podamos desarrollar de una manera. Por ejemplo, si tu don es el de transmitir conocimientos es cierto que tu trabajo ideal puede ser como profesor de un instituto de secundaria, pero también puedes dar clases de español para extranjeros, también formador ocupacional o formando parte de un equipo de desarrollo de temario para oposiciones. Lo irónico de esta situación es que hay muchas personas que ni siquiera trabajan desarrollando su don y cuando le echan de un trabajo dicen que no pueden hacer nada más y cuando se les pregunta por su don contestan: "Ah, sí, soy bueno, pero eso no da dinero". ¿Cuándo lo has intentado?
  5. No tener cargas económicas o familiares muy fuertes. Esto siempre es una ventaja y creo que no hace mucha falta explicarlo. También es cierto que tener a tu familia cercana puede suponer lo contrario, es decir, que se conviertan en un apoyo económico y en una red para encontrar empleo. Sin embargo, si es una carga económica, también puede ser una oportunidad para que esas cargas familiares aprendan su responsabilidad respecto a la economía familiar y puede ser una forma en que un hijo adolescente experimente que también se vive bien gastando menos o que unos hijos jóvenes empiecen a aportar en la economía familiar y recuperen valores como el compartir o la solidaridad. 
  6. El hecho de tener desempleo. Siempre este colchón te hace que te sientas más tranquilo. No obstante, los estudios muestran que las personas que cobran desempleo suelen encontrar trabajo en los tres primeros meses de desempleo o en los tres últimos. Estos resultados se han interpretado como que, en los tres primeros meses al estar dentro del mercado laboral, el cambio de trabajo es más factible, tienes contactos cercanos y puedes irte a la otra empresa que ya llevabas un tiempo pensando. En los tres últimos meses porque ya aprieta el agobio porque se acaba el desempleo. Sería algo así como cuando estudiamos fuerte porque vemos cerca el examen. Nos ponemos a buscar trabajo de una forma sistemática y consistente. Si eres una persona a la que le gusta sentirte activo y ocupado, el desempleo puede hacer que entres en un círculo que no te haga sentir bien pues si no eres capaz de encontrar actividades, formación o hobbies que ocupen tu tiempo puede que un sentimiento erróneo de "poca valía" se apodere de ti. Cuidado y recuerda que buscar empleo es otro trabajo. Por eso, te tienes que formar, tienes que dedicarle un horario a buscar trabajo y tienes que dejarte un tiempo de descanso. 
  7. Personas que no tienen miedo a ser juzgadas. Ponerse delante de otros a que te hagan una entrevista de trabajo es difícil por varios motivos, entre otros, porque sientes juzgada tu valía y experiencia y porque cada vez que te rechazan en una entrevista suele tocar tu autoestima. Por eso, las personas con una autoestima más alta y aquellas personas que sean capaz de atribuir el rechazo en una candidatura de trabajo a algo externo como "había muchísimos candidatos y otros candidatos con más cursos" y no a algo interno "es que me ven mayor" o " es que yo no soy lo suficientemente bueno". Lo externo siempre se puede cambiar y tienes poder de actuación sobre ello. Lo interno son factores estables que no tienes posibilidad de cambio. Dependiendo en qué factores te centres tendrás mayores posibilidades de coger más entrevistas de trabajo y entonces aumentará tu posibilidad de ser contratado 
  8. Ser joven o, más bien, sentirte joven. Especifico este punto porque es más importante sentirte joven que serlo porque, aunque es cierto que la mayorías de las ofertas de empleo son equivocadamente exigentes con la edad, también se encuentra trabajo a edades más experimentadas. Pero es que además hay muchas personas que aprovechan este momento vital para cumplir aquel sueño laboral que nunca se habían atrevido a formar y utilizan sus ahorros o amortizan el desempleo para empezar aquel negocio con el que siempre habían fantaseado. Ahora puede ser el momento para darle una forma real siempre y cuando lo hagas desde un punto de vista realista. Puede salir bien.
¿Sabes qué nuevas oportunidades te puede traer esta nueva situación? 
¿

  • Share:

You Might Also Like

2 comentarios

  1. Respuestas
    1. Gracias Berta!(es tu nombre verdad?) A mi me parece muy positivo tu paraguas protector. Eso es lo que para mi es tu blog. Como que proporciona un paraguas no sólo para protegerte,sino para no quedarte quieto y encontrar. Muy recomendable.

      Eliminar

Gracias por compartir tu experiencia!!!

Alternativas a la tristeza: leer.

Sergio Fernández