Domingos por la tarde

By Psicomata - 09 diciembre

Los fines de semana me deprimo
¿Por qué odio los domingos? 


Tengo una amiga que odia los domingos por la tarde, algo que suele ser muy común entre un gran número de personas. Sin embargo, a ella lo que no le gustan no es que existan los domingos por la tarde, lo que no le gusta es el poco provecho que los damos. Parece verdad.

La mayoría de la gente se queja de los deprimentes que son los domingos y más los de invierno y lo único que hace para solucionarlo es poner la estufa y pasarse sentada durante horas viendo la tele. Es decir, confirmar que son deprimentes. Los más osados, cogen un ordenador o se leen un libro.

Sin embargo, la gente evita salir a la calle y relacionarse, cuando una de las razones que más se dan para odiar los domingos es que son aburridos y una de las estrategias más fáciles para solucionarlo es compartiendo con otros algún interés, pasar un buen rato con la gente que quieres. En general, los bares están vacíos e incluso tienen que inventar eventos para animar a la clientela a que vayan y si consiguen que vayan, entonces descubren que los domingos por la tarde hasta tienen sentido.

Creo que los domingos por la tarde se merecen mucho más. Aunque hayas salido el día anterior, se suele estar descansado. Es previo al día de trabajo por lo que tienes que evitar dedicar el tiempo a tareas relacionadas con lo que haces toda la semana, ya que a partir del día siguiente a las 8 les dedicarás cinco días enteros. Lo que sí puedes hacer es organizar la semana. Saber qué vas a hacer y cuándo lo vas a hacer y si puedes ponerte alguna actividad estimulante durante la semana con mejor cara la afrontarás. 
Planificación de la semana
Aprovecha el domingo para planificar la semana. 
El domingo pásalo bien para que al día siguiente cuando llegues a tu sitio de trabajo sepas que esa no es solo tu vida. Que tu vida también es lo que viviste ayer por la tarde y cuando te acuerdes del fin de semana, recuerdes con una sonrisa, que te divertiste hasta el último segundo. No hace falta si quiera salir a la calle. Esas personas osadas con su libro pueden divertirse y, por una vez a lo largo de los siete días, estar un rato con ellos mismos. 

El problema no son los domingos por la tarde, pues si los quitaran entonces el problema pasarían a ser los domingos por la mañana. Así hasta que nos quedáramos sin días libres... El problema es como dice mi amigas que: "no los aprovechamos porque parece como si nos tuvieran encerrados". ¿O es que no sabemos qué hacer cuando nos dan libertad?

¿Por qué los domingos por la tarde son tan deprimentes?

El principal motivo es que para el resto de la semana lo tenemos todo planificado, sabemos qué vamos a hacer, incluso en esa semana podemos incluir al sábado, ya que lo solemos reservar para aprovechar y hacer todo lo que no podemos durante la semana: quedar con nuestros amigos, beber, salir. 

Sin embargo, no preparamos nada para los domingos. Descuidamos nuestros intereses y nos dejamos llevar por tumbarnos en el sofá. Esa baja estimulación de los domingos, principalmente los domingos por la tarde, en comparación con los otros días de la semana es lo que te lleva a estar con el ánimo caído. Por eso, si cada semana sientes que los domingos te deprimes, entonces, tienes que programarlos durante la semana, cuando estás activa. Durante la semana decide qué vas a hacer ese domingo, en qué horario y apunta cada vez que te salga esta frase "cómo me encantaría hacer esto, pero no tengo tiempo", anótalo y hazlo el domingo. 

Te deprimes porque tienes menos activación y los demás días los tienes programados. Por eso, si lo que tú necesitas para estar bien es estar siempre ocupado/a porque es así como te sientes bien y dependes de eso, entonces, programa los fines de semana.

  • Share:

You Might Also Like

0 comentarios

Gracias por compartir tu experiencia!!!

Alternativas a la tristeza: leer.

Sergio Fernández